Hernán Miranda Casanova


Hernán Miranda Casanova nació en Quillota en 1941. Es poeta, periodista y magíster en Filosofía Política. Poemas suyos han figurado en numerosas antologías y muestras colectivas a partir de 1963. Entre 1970 y 1973 trabajó en el Palacio de La Moneda como periodista de la Oficina de Informaciones de la Presidencia. Ha sido comentarista de libros en los diarios “La Opinión” de Buenos Aires y “La Época” de Santiago. Durante una década (1981-1991) fue redactor de suplementos de “La Tercera”. Entre otras distinciones, en 1969 recibió: Mención Honrosa en los Juegos Gabriela Mistral, Primer Premio en un concurso de la FECH, y Primer Premio en otro de la Juventud Comunista (con jurado integrado por Pablo Neruda, Juvencio Valle y Jorge Teillier); en 1976 recibió el Premio Casa de las Américas (La Habana, 1976); Segundo Premio en el Concurso de “El Mercurio” convocado en 1988, y el Premio Municipal de Santiago en 1991. En 1972 fue integrante becado del Taller de Escritores de la Universidad Católica, y ha obtenido en dos oportunidades (1998 y 2003) la beca de creación del Consejo Nacional del Libro y la Lectura, entidad de la que fue consejero en 2006-2007. Ha sido también director de la SECH.

Obras publicadas: “Arte de vaticinar” (1970), “La Moneda y otros poemas” (1976), “Versos para quien conmigo va” (1986),. “Trabajos en la vía” (1987), “De este anodino tiempo diurno” (1990), “Sonetos” (1992), “Décimas de nuestra tierra” (1993), “Anna Pink y otros poemas” (2000), “Bar abierto” (2005) , “Rumbo a Corfú” (2007).


Menciona a:

Rolando Cárdenas, Guillermo Quiñónez, Pedro Plonka, Enrique Lihn, Jorge Teillier, Rosa Betty Muñoz, Cecilia Vicuña, Palmira Rosas, Sergio Ojeda, Horacio Eloy, Germán Carrasco, Guillermo Valenzuela, Malú Urriola, Mauricio Valenzuela, Javier García, Juan Podestá, y muchos otros...


Poemas de Hernán Miranda


“A NADIE DARÉ UNA DROGA MORTAL...”

Aquí estoy solo con mis pócimas, mis escalpelos,
mis uñas rotas, mis salpicaduras.
Aquí con mi intranquila conciencia.
Aquí con mi mundo perturbado.

Aquí, con mi cadáver desnudo sobre el mármol
y el tiempo que aquí debería ser abolido.
Somos los mismos. Los que tuvimos un día
la capacidad de asombrarse.

Cartílagos sólo hay, sólo huesos.
Debo suturar desgarros que yo no produje.
Debo hacer coincidir las piezas de un cráneo.
Soy demasiado humano para vivir en paz.

Pero quién se sonreirá por ti algún día.
Pero quién repetirá después las cosas que tu dijiste.
Pero quién cometerá tus mismos errores.
Pero quién heredará tu desencanto.

Morirse pero contemplar tu propio funeral.
Pero huir y ser testigo de tu fuga.
Pero perderse y participar en tu propia búsqueda.
Pero se trata de estar aquí y en otras partes.

Pero yo soy un cirujano fiel a su juramento
y seguiré cortando tendones, removiendo las vísceras
sin lograr ver en ellas el futuro
y a nadie daré una droga mortal.


INSECTARIO

Yo me enamoré una vez de una muchacha maravillosa
y los dos preferíamos los vanos de las puertas,
los rincones más oscuros de los cines,
de las plazas públicas.
Huiamos de la luz como los fantasmas que éramos en realidad
y esperábamos la noche
y apagábamos todas las luces para hacernos el amor.
Yo gustaba de recorrer todo su cuerpo
centímetro a centímetro
como un escarabajo por las habitaciones en tinieblas.
Y ella tenaz y laboriosa como ninguna
tejía y destejía en silencio su tela sobre mis labios.
Un día nos equivocaríamos de grieta
o la luz del día nos ahuyentó en opuestas direcciones
y nos perdimos de vista entre la multitud.

De ese tiempo,
mi sensación de llevar antenas en la frente
y los ojos facetados.

De ese tiempo,
mis pestañas sensibles a la luz del sol
y mi forma de andar
de insecto extraviado entre los hombres.

Del libro “Arte de vaticinar”, 1970


IGLESIA DE LA MATRIZ

En la Viña del Señor
hombres suelen ser muertos
a manos de los escopeteros
que cuidan las uvas.

La Iglesia de la matriz se sentó
Cuando vino el terremoto. Ahora
Está nuevamente de pie.
La iglesia más antigua de Valparaíso
Es saludada por un borracho que orina en la pared
Casi por encima de un amigo dormido.
Es un vagabundo que se ha echado a morir
Bajo la Vía Láctea
En los momentos que Cristo de la Agonía
Sale en procesión por las calles del puerto.

Vaya, amigo, a Valparaíso en Viernes Santo
Y entre al bar de los que nada esperan.
Quizás un hombre flaco y patibulario
Le diga también
Que en Viernes Santo no hay que matar a nadie.

Del libro “Versos para quien conmigo va”, 1986


TODO ENCAJA EN TODO ARMONIOSAMENTE

El macho encaja en la hembra y la hembra en el macho
tal como el cuchillo encaja en los labios de la herida sangrante
y el árbol de corteza arrugada en el paisaje que lo rodea.
Cada palabra encaja como un rompecabezas dentro de lo conversado
así como una mirada encaja entre otras miradas
o la columna atacante en el espacio del enemigo
que se repliega a duras penas.

El extremo oriental del Brasil encaja en la costa occidental de África
y el cuerpo del atormentado en el instrumento que lo lacera,
la mano del ladrón con su presa.

El vuelo de un pájaro y la caída de un pájaro encajan
y el fusilado en las balas que lo perforan
y el niño en su madre
y una boca que besa en otra boca que devuelve el beso.
La línea quebrada de las montañas encaja en la línea quebrada
del cielo que hay sobre las montañas.
El río encaja en su cauce
el mar en su lecho cóncavo
y en su cuenca el ojo lloroso y la llave en la cerradura.

Todo encaja con todo
y no parece tarea fácil desligarse de este designio.
Cómo separar al muerto de su ataúd
o la partida del viajero de su regreso.
Todo se relaciona con todo
y hasta el que se esconde en una isla solitaria
encaja como un alfiler en la solapa del olvido.
Cada cosa se disuelve dentro de otra
y hasta “el camino de subida es el mismo camino de bajada”.

Al poema le es dado envolverlo todo,
evidenciar las relaciones que hacen posible
la armonía del caos.

Del libro “De este anodino tiempo diurno”,1990


VOY AL BAÑO A MEDIANOCHE

Voy al baño a medianoche
y dos o tres cucarachas huyen a esconderse
Una de ellas se queda a medio camino
y se las arregla, negra y reluciente,
para simular que está escondida
inmóvil en un resquicio
Yo también simulo que no la veo
Y actúo para ella representando mi papel
“No te preocupes (le digo al retirarme). Sé
lo que es ser sorprendido en medio de la noche,
sé lo que es vivir en peligro amenazado siempre por el poder”.


Del libro “Anna Pink y otros poemas”, 2000

2 comentarios:

andres dijo...

Estimado Hernán,
Nos gustaron sus poemas tanto que montamos dos en mahmag.org. Estamos interesados en traducir unos de sus poemas al inglés y tal vez al persa. Por favor contáctenos si está interesado en enviarnos algunos de sus poemas más recientes para traducir. Muchísimas gracias por sus poemas bellos.

Andrés Alfaro de mahmag.org

ramon dijo...

hernan, saludos. desde panama, benjamin ramon