Marcelo Guajardo Thomas

Marcelo Guajardo Thomas. Santiago 1977. Ha publicado Teseo en el mar hacia Cartagena. Ediciones del Temple. Santiago 2001; y El Dolor de los Enjambres. Ediciones Etcétera. Concepción 2004 

Menciona a: 

Juan Cristóbal Romero
Rosario Concha
Rafael Rubio
Alejandra González

Cinco Comarcas
(selección febrero 2007)


Abdomen de pez

Aquello rasgando desde la palma
el pulgar atorado al vértice y el surco
que corta el henchido tallo. Principio.
Trozo de agua. Pulpa. Raíz abultada del tacto.


Joven Mercader

A la medialuna. mordida por la piel
el circulo convexo y los acantilados. Rodean.
el manto transparente donde el agua
va y regresa a la luminosa caverna.

La sangre nace y tiembla bajo el domo.
Vestigio donde habita la serpiente.

Primero la carne. Primero la carne.


Mar de la sangre

Extenuada. Caliente.
Al amparo del granito y la arteria
que inunda el enorme páramo.
Tendón. Astilla. Partícula de partículas.
Fuego, tizón, roca que marcha. Escalda aquella
brasa sanguínea que abomino.



Refugio del viento

Anclado al espacio, cuelga de la raíz
un inmaterial sofoco, luz que escurre
desde el hueco y orada el estrépito
del silencio inmóvil del junco y el oso.

Una caverna tras el laberinto
Donde las dagas se hunden
en el corazón del extenuado muchacho.

Palacio celeste

El agua que tributa
en las escalas del palacio
un carnero para el sacrificio.
Entre la cuenca y el abismo
la meseta del buey. Su fuerza.
La mandíbula allí. Lentamente.
Tritura la hierba que crece en el estanque.

Montañas Kuen Loun

Al final de la depresión
se levanta el observatorio
y el iris del hueso, vigilando
el guijarro que cercano
evita el lugar donde
la nieve lo ha cubierto todo.


Máquina terrestre

Un óvalo que abraza
la intensa forma. Cercado.
Por la tierra y el mecanismo
la gruta donde precipita
el sonido que escampa
luego del continuo escarmiento
de la carne nueva sobre la tierra.

Curva del estanque.

El fango invisible, luego
de la curva que explora
el cartílago y el vientre
allí, donde el agua escarba,
un trozo de espacio que no existe.
La huida precede el bostezo del pescador.


Pantano joven

Cubre el limo, el vestigio
próximo a la piel azul de la salamandra.

Leve temblor de la carne y las ciruelas.


Cinco comarcas

Descuelga el nudo hacia el triángulo
De la iracunda colina.
Trepa. Hincha. Retrocede
Hacia el desfiladero y huyendo
la infinita luz de la caravana.

3 comentarios:

Victoria Lantter dijo...

Sin comentarios.
Me inunda... volveré.
Vivi-lantter

Victoria Lantter dijo...

Claro que me gustó, si pudiéramos haríamos un poema con una sola palabra.
Pero la foto... esa foto dice mucho más.

Vivi-Lantter

Natalia dijo...

Hace un tiempo conocì a este chico, què extraño, pareciera que nuevamente viera una pieza muy blanca.
saludos