Guido Arroyo

Guido Arroyo González nace en Valdivia, en 1986. Su infancia estuvo marcada por las mudanzas, su adolescencia por los viajes. El 2004 autoedita Entre el Olvido y la Memoria (de posterior arrepentimiento, que a veces olvida…). El 2005 actúo como guionista para la adaptación al cine de su poema Señores Pasajeros y desarrolla el proyecto de intervención poética urbana: Desaparición, junto al poeta Salvador b.t. El 2006 co-dirigue el cortometraje Plegaria y hace circular el libro-objeto Postales Bs. As. Ha participado en eventos, homenajes y conferencias poéticas, nacionales e internacionales, ensayos críticas literaria y poemas suyos, han aparecido en varias revistas como Albatros (Monterrey) La Avíspa (Mar del Plata), Tse – Tse (Buenos Aires) y Grifo (Chile), además de medios digitales. Es columnista habitual de la revista The Vergara Street Journal (Santiago) y La Fosa (Temuco). Ha sido distinguido con doble mención honrosa en el concurso Roberto Bolaño, por su poema Palabras y su novela Estrategias Invisibles, además de obtener el segundo lugar en el concurso nacional de cuentos de la revista Grifo, por su relato Cabezas Rapadas. Es miembro del FDE (poemas suyos integran la antología Catorce – Quince) y del Taller literario Santa Rosa 57. Actualmente prepara un extenso poemario llamado Puede Ser, el conjunto de relatos Partituras Ilusorias, y dos librillos en co-autoría: Poetas Imberbes (junto a Roberto García) y Reflejos Trizados junto a Andrés Florit).
Dirige la editorial Alquimia, es disléxico de nacimiento.

Menciona a:

Ángel Valdebenito
Andrés Florit
Juan Pablo Pereira
Daniel Campusano
Salvador B. T.
Alexia Caratazos
Andrés Andwanter
David Bustos
Ernesto González
Roberto García.
Patricio Alvarado
Camilo Herrera
Roxana Miranda
Julieta Romero
Len López
Salvador B.T
Xirox (Javier Abarca)

Poesía:

Dos tankas para llegar al haiku definitivo…

Las patas de buey
borraron la senda azul
ranas que saltan
quebrando al silencio
de un estanque vacío

La ave deforme
se esparce en la hoja azul
perdida postal
que se escribe o traiciona
hoja en blanco

Cerado errado
callo en silencio yo erro
errado cerrado

Cara y sello, programas (sociales) de tv

Caras morenas que brillan
la pantalla refleja sociales

confiesan golpizas y llantos
los niños desnudos se drogan

fiscalizan tardías las leyes
de un morbo que crece a colores

ilimitados hogares de amparo conocen
de sobra estadísticas sociales no cumplen
promesas de campaña gobernantes obtienen
escaños dudosos comerciales promocionan
consumos ciudadanos que suben en rating
y caen monedas que brillan-brilla la pantalla
reflejando en sus bordes a un país democrático.

Imagen del interior*

Ni aún la tierra permanece. Solo el vaho
y la siembra del musgo en los jardines eriáceos.
Enrique Lihn.

Árida tundra de otoño
frágil pluma salada

como

huellas
afrontadas
al plateado papel
de la memoria

esa ventisca traerá gráciles gotas
ésta tarde no es más que modorra,
(rutina de viaje)

Oscuro nubario partido
aciago acorde tus calles

como

junco
barroso

a intemperie de un eco
que quiebre al silencio:

(vaho que se esparce
sobre el río amarillo)

En tránsito espero
frente a la ventana
que las gotas
se detengan,

espero a que el té agrio
se empoce y hele,

espero que la tierra permanezca
sobre poros de papel salado
pero no
mirar el papel salado no significa recordar.

*El título se debe a una exposición fotográfica homónima de Abel Lagos, de alguna forma también el poema.



Amanecer en una semana cualquiera.
La mañana es un desayuno que cae como bola de fierro en el estómago, que se mezcla
con las tabletas de aspirina que te tomas para disminuir el dolor de cabeza.
Ayer hablabas en un bar sobre lo dura y desigual que es la vida
sobre los mínimos cambios que podrían modificar el orden de esta historia,
piensas de ello en el metro pero el ambiente ensordecido no permite cavilaciones,
las cosas serán siempre como si fuesen.
En la clase te dicen “nuestra mente no almacena ni definiciones ni hechos”.
El café reanima las neuronas y puedes enfrentarte al periódico
ayer hubo varios atentados en Albania
y un niño en silla de ruedas trasportó dos bombas
hacía el edificio del senado en Irak.

Los terribles hechos se apilan como llantas gastadas en los basurales, como animitas
que poblan la carretera donde transcurre rápida tu vida,
que se cuida de respetar la señáletica.

Vaticinio

El centro sombrío de la pista encierra a una batahola de pubers
mis dedos rozan pieles languidecidas por fluidos narcóticos.

Pienso en los cóncavos desiertos mientras rozas mi entrepierna
pienso en rozar tu pechos mientras piensas en las compras de mañana.

Al final somos siempre personajes de un patético espectáculo.
Al que volvemos como marineros anhelantes de ventiscas.

Las baldosas sucias, la camisa sudada, el vaso roto, el bolsillo vacío: Flashes
que de golpe me hacen sentir absurdo con mis pélvicos movimientos .

En ese instante como perros alcanzamos el éxtasis antes del tiempo de vendimia,
tus labios rozan los míos entonando nuestro cruel y gustoso destino:

LO QUE PASÓ PASO, ENTRE TU Y YO

4 comentarios:

MARKOS QUISBERT dijo...

interesante la mezcla, de lenguajes no deja de sugerir. me ha encantado este blog.

Inés Beltrán dijo...

Por esas razones que hasta el destino no puede explicar, llegué a este blog que terminó de explicarme el motivo por el cual las mujeres somos más sensitivas que los miembros del sexo opuesto. Suena a discurso feminista, pero somos las mujeres las que tenemos la capacidad de visualizar a nuestra contraparte como un ser lleno de potencialidades y corazas.
Excelente blog... afinidades electivas, elecciones afectivas...
¿mujeres de vanguardia que usan perfume unisex y tienen ideas propias?.

Felicitaciones.

drfloyd dijo...

favor de compartir el mail de Guido Arroyo, nos gustaria contactarlo para pedirle un poema y publicarlo en francés si es posible en nuestro blog.
Quedamos en contacto, espero.

d e l i r i o v a g o dijo...

el culto de los simios